Corredores gordos, lesiones aseguradas

Mi amigo Sergio decidió abrir hace unos meses Deporr, una tienda on-line dedicada al running y trail, donde se pueden comprar zapatillas, camisetas, shorts… es decir todo lo que necesita un corredor. Y es que cada vez más gente parece elegir la opción de correr para manterse en forma y sobre todo para bajar peso.¿Funciona? Sin duda, si consigues no comer más e incorporas a tu semana dos o tres carreras de 5 km es muy probable que poquito a poco empieces a perder peso. Entonces ¿dónde está el problema? Pues que probablemente la única razón por la que se ha despertado en ti el interés por correr es que estás gordo.

Puede que no tanto como el de la foto, pero seguramente si en la universidad o en la mili pesabas 72 kilos ahora rondes los 83 (este es mi caso, aunque ahora ya he bajado a 80), es decir pesas un 10% o 15% más o lo que es lo mismo eres igualito al keniata de la foto de la derecha pero corriendo con una mochila de 20 kilos a la espalda.

Además tú no sólo quieres empezar a correr después de no haber practicado deporte con regularidad en años (si, ya sabemos que antes eras la caña… y hacias karate, tenis y squash todas las semanas, pero eso fue hace más de diez años, tú ya no eres esa persona) además quieres correr una media maratón antes de final de año y te das un año para correr una maratón completa.

Pues dejame que consulte mi bola de cristal y vea tu futuro… te vas a lesionar.

Te voy dar un par de consejos para intentar evitar el desastre:

- Si estás muy gordo planteate adelgazar antes de empezar a correr, si no para cuando hayas perdido peso tendrás las rodillas destrozadas.

- Si te sobran unos kilitos pero crees que correr no es una barbaridad, cómprate unas buenas zapatillas con una amortiguación adecuada a tu peso y adaptadas a tu pisada. Te van a costar 100 – 120 euros (si te las compras en Deporr pues mejor :)

- Entre carrera y carrera deja que pasen 48 horas, eso le da tiempo a tu cuerpo a reparar las microroturas a nivel fibrilar que se producen con cada carrera. Estás dejando tiempo a que actue tu Factor Curativo.

- Olvidate de medias maratones, maratones y demás… ya habrá tiempo para ellas más adelante si sigues interesado. Que tu cuerpo sea el que dicte tu ritmo, aprende a escucharlo. Cuando corres sólo estás compitiendo contra ti mismo.

- Evita las lesiones. Correr es una estupenda herramienta para gastar muchas calorías en poco tiempo, pero puedes quedarte sin ella por culpa de las lesiones. La mayoría de ellas son causadas por correr sobre terreno muy duro, inclinado o irregular, o por correr demasiado, por no respetar el espacio de reposo… En definitiva, no seas un bestia… no corras con dolor que no estás en la guerra.

Sólo espero que me demuestres que mi bola de cristal estaba equivocada.

Entradas relacionadas:

Un truco: platos pequeños, tazas pequeñas, vasos pequeños
la obesidad es ya “un factor capital en la evolución de enfermedades graves e incluso mortales como la diabetes, los problemas cardiovasculares o el cáncer y, en términos económicos, un aumento irracional y disparatado de los costes sanitarios”.Philip Jam…
Recuperando la forma física a partir de los 30
En julio del año pasado yo ya veía que algo no estaba funcionando muy bien conmigo… pero no fue hasta que me pesé que realmente me pegue un buen susto: ¡83 kilos! …
Retomando bueno hábitos: la vuelta al gimnasio
Estoy muy contento porque ya he conseguido ir cuatro meses seguidos al gimnasio, a razón de cuatro días por semana: todo un reto después de más de cinco años dando tumbos de una cosa a otra…

 

Trabajo en ENZO desarrollando aplicaciones web para empresas. Me apasiona todo lo relacionado con Internet, las nuevas tecnologías, la programación y los ordenadores. Si te gustan mis artículos puedes suscribirte por e-mail a mi blog.