Archivo de la etiqueta: Aparatitos

Es que no necesitas un PC necesitas una tablet

Llego a través del Flipboard de Enrique Dans al siguiente gráfico:

05196852267164c221f31d88811de586

Siempre que veo estos gráficos pienso en las palabras de Steve Jobs en el D8 de 2010

When we were an agrarian nation, all cars were trucks, because that’s what you needed on the farm, but as vehicles started to be used in the urban centers, cars got more popular. Innovations like automatic transmission and power steering and things that you didn’t care about in a truck as much started to become paramount in cars. … PCs are going to be like trucks. They’re still going to be around, they’re still going to have a lot of value, but they’re going to be used by one out of X people.

Y es que cuando un amigo o familiar me pide consejo sobre su próximo PC o portátil yo intento casi siempre redirigirlo hacia la compra de un tablet tipo iPad o mini-iPad (el que uso yo)… si eso falla, porque tienen necesidad de imprimir, escribir mucho o algo similar… entonces les recomiendo un Surface de Microsoft y ya si eso no les vale entonces un portátil.

PS4 y Xbox One… y una predisposición infiel

Mi PS4 reservada en Julio está a la vuelta de la esquina, hoy en GAME me dijeron que probablemente la pueda recoger este mismo jueves a eso de las 22:00. ¿Por qué traiciono a Microsoft / Xbox?

Varios posts he publicado por aquí sobre el ecosistema Xbox con cuya evolución estoy muy satisfecho, pese a lo cual mi experiencia con la próxima generación de consolas se la voy a confiar a PlayStation. ¿Por qué? Creo que simplemente por cambiar, tuve una PS2, luego una Xbox360 y ahora vuelvo a la PS4.

Curiosamente mi sobrino en el último momento ha decido serle infiel a PlayStation y comprarse la Xbox One… creo que simplemente a veces nos gusta cambiar, aunque no sea muy razonable.

Como conectar unos cascos a la TV o al AppleTV

Pues resulta que mi TV (32LG2000-ZA) no tiene salida para cascos, algo bastante extraño, de hecho el fin de semana estuve en El Corte Inglés y prácticamente todas las televisiones tenían.

Lo único que tiene es una Optical Digital Audio Out, que es exactamente lo mismo que tiene el AppleTV… y esa salida no está pensada para cascos sino para conectarla a un Home Cinema.

Después de buscar en Internet descubrí que lo que necesitaba era un Digital Audio Converter (DAC), en el artículo te recomiendan un FiiO D3 que en Amazon USA te cuesta 21,09$ es decir unos 16€ y que en Amazon España te cuesta 39 eurazos… pero que finalmente encontré por 21€ en AURICULARtotal.com un precio bastante más razonable.

Este aparatito se conecta a la salida Optica Digital de tu TV o AppleTV con un cable Toslink y convierte la señal en analógica con dos salidas RCA (roja y blanca), que es lo que usan mis casos Turtle Beach que me regalaron para la Xbox360 y que tenía por ahí muertos de la risa.
Se supone que si eres un audiófilo esta configuración te parecerá horrible, ya que hay DACs de 100, 200, 300 y más de 400€… y supongo que estos cascos tampoco serán muy adecuados para escuchar la TV, pero bueno por suerte yo probablemente no notaría la diferencia.

Bye bye Google+

Pues no he tardado mucho en decir adios a Google+ y llevar a cabo la tradicional borrada de amigos como ya hice en Twiiter y Facebook… han sido 5 meses en los que he estado usando esta red social.

Abandoné Facebook y Twiiter porque me hacían perder mucho tiempo… y me lancé a usar Google+ para tener algo que leer por las noches en casa tranquilamente con mi iPad2 (del que estoy perdidamente enamorado… es uno de esos dispositivos que buscas excusas para poder utilizarlo cada día un poco más… y eso que a mi gurú el iPad no le convenció en un primer momento).

Google+ era lo más parecido a ese Google Reader o Bloglines del que también me despedí hace tres años y que ahora echaba de menos por mi necesidad imperiosa de tener más cosas que hacer con mi flamante tablet.

Podría decir que se echa en falta una aplicación para el iPad para Google+ y que es bastante incomodo hacerlo con la versión web optimizada para dispositivos móviles… pero la verdadera razón por la que ya no necesito Google+ es porque he descubierto Flipboard y Zite (ya, ya… un poco tarde, pero qué se le va a hacer)… y me he enamorado, one more time.

Ahora encuentro artículos interesantes para leer sin necesidad de tener que estar seleccionando/descubriendo yo mismo a sus autores (como hacia en Google+ donde seguía a la gente que compartía contenido que me interesaba)… sin ir más lejos leo el canal Tech Influencers y siempre encuentro cosas interesantes, y supongo que volvere a darme de alta en Google Reader para añadir a mis imprescindibles españoles (error500, jesus encinar, ricardo gallir y a los reto-bloggeros) y seguirles la pista pero desde la comodidad de Flipboard.

Asi que en mi vida digital se ha producido un `overlap´y ha sido la red social la que ha salido por la puerta (probablemente porque no la estaba usando como red social sino como agregador de contenido… y es que yo lo que se dice social o sociable no lo soy mucho). En las próximas semanas supongo que terminaré por decantarme por uno de los dos: Flipboard vs Zite, de momento mi impresión es que Flipboard estéticamente es mucho más atractivo pero que en Zite hay más inteligencia metida.

Dicho esto y aprovechando que en Enero 2012 comienza el nuevo Reto Blogger aprovecho para darme la auto-bienvenida esperando que alguno de vosotros (queridos lectores) siga por ahí vivo dispuesto a leerme muy de vez en cuando en este mi blog personal.

El reconocimiento de voz ya está aquí.. o tal vez no

El texto de esta entrada lo estoy dictando, no lo estoy escribiendo, para ello estoy utilizando el reconocimiento de voz que incluye de serie Windows Vista y Windows 7.

En un futuro muy próximo nuestros ordenadores serán multi sensitivos, es decir, al igual que nosotros podrán recibir información desde el exterior de muy diversas formas. Como decia Stephen Wozniak en su entrevista para Engadget al final todos los grandes avances en computadoras suelen reducirse a mejoras en el Input y en el Output:

http://youtube.com/watch?v=STcqDip0fKo

Para algunas acciones seguiremos utilizando el teclado, para otras sin embargo será más sencillo hablar directamente, realizar un gesto en el aire o deslizar nuestras dedos por el escritorio donde ese sutil movimiento será interpretado mágicamente por algún tipo de periférico muy parecido al Kinect de Microsoft.

Trabajar con reconocimiento de voz siempre resulta algo frustrante, muchas veces el ordenador no nos entiende bien o no recordamos el comando exacto que tenemos que invocar. Además resulta difícil imaginarnos en una oficina en donde todo el mundo estuviera hablando a su ordenador, como si no fuera ya suficientemente complicado concentrarse con todos hablando por teléfono.

No obstante, en defensa del reconocimiento de voz diré que después de realizar el Tutorial y dedicarle treinta minutos a aprender a usarlo, cuando vuelves a manejar el ordenador sólo con el teclado y el ratón, sientes como si te faltará algo. Una sensación muy similar a la que se siente cuando estás acostumbrado a usar un smartphone táctil y de repente te toca lidiar de nuevo con un terminal convencional. Supongo que eso es positivo, porque uno no suele echar en falta las cosas totalmente inútiles.

En contra del reconocimiento de voz diré que ésta entrada al final la he tenido que terminar tecleando `like in old times´ y que probablemente la parte que he dictado he tardado mucho más tiempo en terminarla que si la hubiera escrito desde el principio aporreando teclas como de costumbre.

Pero todo se andará, yo tengo fe.

Marcas que me marcaron: Scalextric

Cuando cumplí los seis años me compraron un Scalextric, no sé si tenía exactamente esa edad, ni quién me lo compró, tampoco sé a ciencia cierta si era mi cumpleaños… sólo sé que tenía uno.

Me sentía importante montando el Scalextric, ensamblando todas esas pistas de plástico rugoso para finalmente enchufarlas al transformador con esos cablecillos… uno se sentía todo un tío, como si estuviera haciendo un puente a un coche. Cierto es que no era tan poético como lo de montar el Ibertren pero era mucho más emocionante porque se podían hacer carreras.

Aunque para hacer carreras y competir necesitas amigos y yo a los mios los conocí en Albacete.

Recuerdo que los hermanos de Pablo tuneaban a precios competitivos coches de Scalextric, les aligeraban la carrocería o les desconectaban el 4×4 para que corrieran mucho más. Para mi los hermanos mayores de Pablo eran lo más, entre otras muchas cosas porque tenían una escopeta de balines y uno de ellos practicaba el tiro con una mosca viva capturada y pegada con celo a una papelera. Esto a mi Pablo me lo contó como un secreto. Sí, sí… era un poco cruel, pero por aquel entonces la vida era dura, los gitanos te atracaban por la calle y uno para ser respetado tenía que tener un lado oscuro.

Aun recuerdo el día en que mi Scalextric dejó de funcionar y mi transformador empezó a echar un liquido raro… yo fui a tocarlo y Pablo me lo impidió “¡qué haces, no lo toques!”… sus palabras no habían terminado de reverberar en la habitación cuando el transformador explotó. Más que una explosión fue un chispazo aparatoso, pero eso daba igual, la historia ya estaba escrita: desde aquel día conservo oficialmente mi mano gracias a Pablo.

Pero este post no va a ser sólo un compendio de anécdotas y momentos felices, como los hermanos de Pablo esta historia también tiene su lado oscuro y es que he de confesar algo: aunque yo tenía un Scalextric lo que realmente deseaba era un TCR porque los coches eran capaces de cambiar de carril.

No entiendo como Scalextric todavía no ha superado esa gran limitación, yo creo que para no tener que hacerlo lo han convertido en su `sello de identidad´, ahora al parecer tienen una cosa rara que se llama slot digital con el que se puede cambiar de carril pero sólo en unos determinados puntos del circuito:

Para terminar diré que nunca fui muy habilidoso jugando al Scalextric, mi estrategia se basaba en apretar a tope el mando y en rezar para que el coche no se saliera en las curvas. No era la mejor de las tácticas, pero al menos tenía una.

Proyecto para el 2011: programar aplicaciones móviles

Desde principios de año soy oficialmente un pseudo-chicoMac porque además de mi iPhone4 (bye, bye Blackberryone more time) ahora tengo un MacMini en mi mesa de trabajo, conectado a uno de mis tres monitores.

De corazón sigo siendo `a PC´, por eso mi ordenador principal sigue corriendo Windows.

El plan es que en algo menos de un mes nos quitaremos de encima el trabajo que nos quedó pendiente del año anterior y dispondremos de tiempo para estudiar cómo desarrollar aplicaciones móviles para el iPhone/iPad.

Hace unos años mis duda existencial más profunda era qué lenguaje de programación deberíamos aprender para sustituir a Vbscript que usamos habitualmente, durante un tiempo pensé que lo mejor sería pasarnos NET con C# y luego decidí que definitivamente los suyo era tirar por la via del PHP. Pero siempre hemos estado muy ocupados como para ponernos a ello y la verdad es que con Vbscript con mayor o menor dificultad al final siempre hemos conseguido hacer todo lo que nos hemos propuesto.

Asi que, no tiene sentido que ahora me ponga a aprender algo nuevo para hacer algo que ya consigo hacer… es mucho más razonable intentar aprender algo nuevo para conseguir hacer algo que todavía no sé hacer, en mi caso: aplicaciones móviles.

Por suerte en esta aventura no viajo sólo, ya que Pablo y Félix también se van a poner las pilas con el tema… y suponiendo que no seamos unos zotes y consigamos hacernos con el manejo del SDK del iPhone: ¿qué vamos a programar? Bueno, pues la verdad es que eso no lo sabemos todavía, a todos nosotros se nos han ocurrido ya cosas que echamos en falta en el iPhone y que podría estar bien programarlas, pero como no tenemos conocimientos suficientes no sabemos si se podrán hacer.

No podemos negar que rumia por nuestra cabeza la idea de hacer algún que otro juego, nuestro sueño de toda la vida que nos volvería a poner en contacto con nuestra más tierna infancia… años y años `malgastados´ fundiéndonos los ojos delante del Spectrum. Suena tan apasionante que no debe ser realista. Es por eso que no quiero hacerme muchas ilusiones.

Por otra parte, lo que es cierto es que siempre que he aprendido algo relacionado con ordenadores al final me ha terminado resultando muy útil e incluso he llegado a ganar dinero con ello, asi que supongo que haremos caso a nuestros instintos e iremos viendo lo que vamos a haciendo según vayamos aprendiendo.

pd – Este es mi primer post de la III Edición del Reto Blogger, llevo sin escribir en mi blog prácticamente desde que terminó la anterior edición. Se supone que debería escribir sobre un tema de interés general que le gustará al resto de participantes y asi poder arañar algún que otro voto, por eso pensé en escribir sobre la basura espacial y de un muy probable futuro sin GPS o de la isla de basura que flota en el Pacífico. Pero he decidido que prefiero escribir de temas de lo que realmente puedo tener una `experiencia vital´, al menos las semanas que haya temática libre.

Monitores en posición vertical… uhmm, mejor no

Hace unos meses estaba convencido de que para que mi productividad rozara la perfección lo que necesitaba con urgencia era tener dos de mis monitores en posición vertical.

Al final, casi todo el tiempo me la paso viendo páginas de código fuente y comprobando el resultado en un navegador… si lo piensas la mayoría de las webs están diseñadas para una resolución de máximo 1024 pixels de ancho, por lo que con unos monitores panorámico grandes (22″) como los míos y a resolución de 1658 por 1050 pixels en posición horizontal la mayor parte de la pantalla queda desaprovechada:

En una configuración vertical todo ese espacio se utiliza permitiéndote ver más texto o más líneas de código, lo que resulta bastante cómodo cuando lees correos electrónicos largos, blogs y en general casi cualquier web:



Colocar tus monitores en vertical no es del todo sencillo, la opción cara es comprarte un monitor de los que se pueden girar, pero yo ya tenia tres monitores estupendos que no podía `encasquetar´ a nadie, asi que opté por las soluciones de Novus (distribuidos en España por Matedi)… por algo menos de 300 euros me compré dos brazos y una columna para dos sistemas.

Estos brazos se atornillan al soporte universal posterior para pantallas (VESA 75/100) que suelen tener prácticamente todos los monitores, de tal manera que puedes desmontar la propia peana que trae la pantalla y dejar el monitor flotando lo que libera mucho espacio de tu mesa… bueno, eso si compras el brazo adecuado -algo que yo no hice- ya que mi modelo era para monitores de un máximo de 10Kg y debe ser que los míos pesan bastante más porque el brazo no podía con su peso… la primera en la frente.

Por suerte al poner el monitor en vertical uno de los lados apoya en la mesa, con lo que parte del peso se reparte ayudando al brazo a que pueda sostener el monitor en la posición correcta.

Al final todo queda bastante recogido, ya que los brazos cuentan con unos enganches de plástico que encauzan todos los cables despejando la zona de trabajo. Para que luego el contenido de la pantalla rote sólo tienes que entrar en la configuración de la tarjeta gráfica y elegir la opción correspondiente:

Pero cual fue mi sorpresa cuando al hacerlo y comprobar el resultado enseguida me di cuenta de que algo no estaba de todo bien… la nitidez de la pantalla empeoraba mucho, algo especialmente molesto al leer texto. Al parecer no es igual la calidad que se obtiene con una rotación por software (tarjeta gráfica) que por hardware… y aunque con algunos ajustes conseguí que la calidad de la imagen mejorase todavía no era como para pasarse una jornada entera trabajando delante del monitor. Asi que al final no pude ponerme dos monitores en vertical como quería y tuve por conformarme con poner sólo uno de los secundarios, el izquierdo como se puede ver en la imagen:

Llegado a este punto debería haber abortado directamente todo el plan, pero como soy un poco cabezón y conseguir montarlo todo me había llevado bastante tiempo… decidí seguir algunas semanas con esta configuración, que terminaron convirtiéndose en varios meses.

Al principio era todo una pesadilla porque los monitores no estaban exactamente a la misma altura, el central porque se vencía (hasta que puse el teléfono por debajo haciendo de tope) y el monitor vertical porque empezaba bastante más abajo que el resto… asi que cuando movías una ventana hacia él no había continuidad alguna. Después descubrí que en la “Configuración de pantalla” de Windows, además de elegir la posición de los monitores también puedes alterar su posición con total libertad:

Eso fue un gran descubrimiento porque pude cuadrar todos los monitores y conseguir un escritorio casi continuo. Aun asi seguía sin ser del todo cómodo ya que cuando tienes un monitor panorámico muy grande y lo pones en posición vertical, la parte superior de la pantalla escapa a tu zona de visión, supongo que porque tenemos los ojos uno al lado del otro y no uno encima del otro.

Por otra parte algunas webs ya empiezan a estar diseñadas para mayores resoluciones por ejemplo Google Analytics o Google Maps y los 1050 pixels se empiezan a quedar un poco cortos… aunque ese es el menor de los problemas, en general todo está pensado para monitores apaisados (aunque antes no te dabas cuenta) y con un monitor en vertical no haces más que darte coscorrones contra la pared.

Así que al final he optado hoy por volver a ponerlo todo como lo tenía:

Sigo teniendo el problema de que al ser los tres monitores tan grandes y panorámicos, no consigo ver todo el espacio de trabajo sin tener que estar girando la cabeza, pero aun asi sigue siendo una disposición mucho más práctica.